Cómo facturar al exterior siendo freelancer o autónomo (por ejemplo, programador)

Estamos en una era en la cual trabajar como freelancer (autónomo, independiente) es algo de lo más común. Teniendo en cuenta que muchos de estos trabajos suelen realizarse en forma de exportación de servicios a clientes que se encuentran fuera del país, surge la pregunta ¿Cómo facturar al exterior siendo freelancer o autónomo?

Pongamos el ejemplo, como dice el título, de un programador freelancer. Si bien sus servicios pueden ser contratados por clientes del mismo país (en este caso, de Argentina), es muy habitual que se realicen trabajos o proyectos a clientes del exterior.

¿Por qué debería hacer factura por mis trabajos realizados?

Está claro que, por un hecho formal, deberíamos entregar la factura a nuestro cliente previo a cobrar los honorarios por el trabajo de realizado (de hecho, el cliente nos lo podría requerir para librar el pago). Sin embargo, existen otros motivos igual o más importantes para querer formalizar la prestación del servicio.

El hecho de no facturar por nuestro trabajo y de todos modos contar con una cantidad de dinero que ingresa en forma regular mediante transferencias desde el exterior a nuestra cuenta bancaria, probablemente nos haga meternos en meternos en un lío importante.

Esto es porque los bancos actúan como agentes de información. Le buchonean al fisco cuál es la cantidad de dinero que está ingresando a nuestra cuenta bancaria, para que ellos mismos corroboren a través de un crucede datos que en que puntos esa información coincide con los ingresos en blanco que decimos tener.

La sorpresa llega cuando la AFIP, ARBA u otros organismos fiscales se dan cuenta de que no hicimos una factura en todo el año (o lo que es peor, que ni siquiera estamos inscriptos) pero a pesar de ello estuvimos recibiendo dinero. Es ahí cuando surge la necesidad de facturar por nuestro trabajo.

¿Cómo hago una factura “E” por exportación de servicios?

Antes de comenzar esta guía vamos a partir de la siguiente base:

  • Tenemos CUIL
  • Tenemos Clave Fiscal
  • Estamos inscriptos en el Monotributo (o el Régimen general) con la actividad que corresponde

En caso de no cumplir con los tres requisitos arriba mencionados, de momento sugeriría encomendar esa tarea a un contador. Digo de momento, porque probablemente haga una guía sobre ese tema más adelante deje el link acá.

 

1. Adherir el servicio Comprobantes en línea

Todos los tipos de facturas electrónicas, ya sean locales o de exportación, se realizan desde el servicio Comprobantes en línea. Esta opción se puede encontrar en la pantalla principal de nuestra clave fiscal, a la cual se accede desde la página de AFIP.

En caso de que todavía no figure dentro de tu perfil, va a ser necesario adherir el la relación a nuestra clave fiscal.

Para esto vamos a tener que realizar esta secuencia de pasos: Administrador de Relaciones de Clave Fiscal > ADHERIR SERVICIO > AFIP > Servicios Interactivos > Comprobantes en línea.

Luego de esto simplemente salimos de nuestra cuenta y volvemos a ingresar. Ahora debería aparecer el perfil de Comprobantes en línea que nos va a permitir generar nuestras benditas facturas.

 

2. Dar de alta el punto de venta

El paso siguiente va a consistir en generar un punto de venta para nuestra actividad. El punto de venta lo podemos identificar como el número de cuatro dígitos que antecede al número de comprobante.

Por ejemplo, en la factura E 0001-00001497, el número “0001” puede ser nuestro punto de venta para nuestras operaciones de exportación. A su vez puede haber otro punto de venta “0002” que se utilice para hacer facturas C a clientes dentro del país.

Para dar de alta el punto de venta que nos va a permitir generar facturas E debemos ingresar, dentro de nuestra clave fiscal, al servicio Administración de puntos de venta y domicilios. Si no lo encontramos en la pantalla, debemos adherirlo a nuestra cuenta de igual forma que lo hicimos en el punto anterior.

La secuencia de pasos esta vez va a ser la siguiente: Administración de puntos de venta y domicilios > Seleccionamos la empresa correspondiente > A/B/M de puntos de venta > ingresamos a la opción “Agregar…”

Una vez que se nos abre la pantalla de alta de punto de venta debemos completar los siguientes campos:

  • Número: Ingresamos un número para identificar ese punto de venta. Si no tenemos ningún otro punto generado, comenzamos por el 1. Si no, el 2, y así sucesivamente.
  • Nombre de fantasía: Elegimos el nombre que queremos que figure en nuestros comprobantes. Podemos cargar nuestro nombre, o el de nuestra empresa si así lo deseamos.
  • Sistema: Seleccionamos la opción Comprobantes de Exportación – Factura en Línea.
  • Nuevo domicilio: Seleccionamos nuestro domicilio, el cual debería estar ya cargado desde el momento en que generamos nuestra clave fiscal y dimos de alta la actividad.

 

3. Emitir factura E de exportación (ahora sí)

Para confeccionar nuestra factura E por exportación de servicios vamos a tener que seguir los siguientes pasos:

  1. Ingresar nuevamente al perfil Comprobantes en línea y seleccionar la empresa con la cual se va a operar.
  2. Hacer click en la opción Generar Comprobantes. Esto va a permitir empezar a confeccionar una nueva factura. En caso de querer consultar facturas u otros comprobantes ya emitidos se deberá ingresar a la opción “Consultas” ubicada en el mismo menú.
  3. Seleccionar de la lista desplegable el punto de venta que se desea utilizar para realizar la factura. Luego, elegir el tipo de comprobante (factura, nota de crédito, recibo, etc) que se quiere generar. Acá es donde deberíamos elegir el punto de venta dado de alta anteriormente y escoger la Factura de exportación E.
  4. En la siguiente pantalla indicamos la fecha e idioma del comprobante. En Conceptos a incluir elegimos servicios. Además, si cobramos en dólares, vamos a tener que tildar la opción Moneda Extranjera.
  5. Ahora toca completar los datos del receptor:
    • Condición frente al IVA: Cliente del exterior.
    • País destino del comprobante: El país donde se encuentra ubicado nuestro cliente. Ej: Estados Unidos.
    • CUIT o CUIT del país del receptor: Se ingresa el código que hace referencia al país del receptor. Por ejemplo, el número 55000002126 hace referencia a personas jurídicas de los Estados Unidos. En el siguiente link podemos ver la tabla de CUIT por país.
    • ID Impositivo: Ingresamos el Tax ID de la persona o empresa a la cual le estamos facturando.
    • Nombre o Razón Social: El nombre, ya sea real o de fantasía, de la persona o empresa en cuestión.
    • Domicilio: Es un campo obligatorio, por lo cual también vamos a tener que cargar una dirección de nuestro cliente.
    • Forma de pago: Según el idioma en el que estemos confeccionando el comprobante, ingresaremos Wire transferTransferencia bancaria.
    • Incoterms: Lo dejamos en blanco, ya que aplica para exportación de bienes, y lo que estamos facturando es exportación de servicios.
  6. Cargamos los datos de la factura propiamente dichos: descripción, cantidad, unidad de medida y precio unitario.
  7. Por último vamos a ver un resumen de todos los datos que cargamos para verificar que sean correctos. Aceptamos y ahora sí, nuestro comprobante ya está generado. Vamos a tener la posibilidad de guardar la factura en formato PDF para enviarla por mail a quien corresponda. Si no la guardamos en el momento, siempre se pueden volver a visualizar los comprobantes emitidos mediante la opción “Consultas”.

Esta es la información básica que se requiere para poder emitir el comprobante correspondiente a una exportación de servicios (y cumplir con nuestra obligación de ser buenos ciudadanos y contribuyentes).

Si llegaste hasta acá espero haber podido ayudarte. De lo contrario, ¡No dudes en dejar un comentario y decirme que se puede agregar o mejorar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *